viernes, 28 de febrero de 2014

Del "Diario" de Rodchenko



30 de diciembre de 1942

Varvara está descontenta. No le dieron mantequilla, una cola quilométrica para las patatas...Pues bien el Año Nuevo está delante de las narices, espero que el Año Nuevo traiga el fin victorioso de la guerra y dé muchas obras pictóricas... En la minúscula cocina colgué banderines y lámparas del árbol de Navidad. Una cosa me apena: no está con nosotros nuestra hijita Mulia . Todavía se encuentra en Molotov. Se ha vuelto consciente e interesante y nos carteamos con ella. Debe continuar lo que no he hecho o lo que no he llevado a feliz término, ella o sus hijos.

Hace frío... La nave está parada; los asuntos, parados. La gerente Varva fue a conseguir dinero y comida.

Ha llegado Varva, con dinero y cartillas de racionamiento. Celebramos la Noche Vieja...

La radio : " El comandante de la ciudad de Moscú avisa: Se permite pasear libremente por la ciudad en la noche del 31 de diciembre al 1 de enero..."



           -    Del    Diario    de Aleksandr Ródchenko        Sovietkski Judózhnik    ed. 1982.

jueves, 13 de febrero de 2014

De París a la luna



ESCENA XIII.

(...)
de GUICHE .- (...) ¿De dónde ha caído este hombre?
CYRANO .- (Incorporándose y con acento gascón) De la luna.
de GUICHE .- ¿De la qué?
CYRANO  .- ¿Qué hora es?
de GUICHE .- ¿Estará loco?
CYRANO .-  ¿Qué hora es? ¿En qué país estoy? ¿ En qué día? ¿Qué estación ?
de GUICHE .- Pero...
CYRANO .- ¡Estoy aturdido!
de GUICHE .- ¡Caballero!
CYRANO .- ¡ He caído de la luna !
de GUICHE .- ¡ Ya está bien!
CYRANO .- ( Levantándose y dando una gran voz)¡ He caído de la luna!
de GUICHE .- ( Retrocediendo) ¡ De acuerdo! ¡ De acuerdo! Habéis caído ...de la luna (Este tío puede ser un loco)
CYRANO .- ¡ Y no he caído metafóricamente!
de GUICHE .- Pero si...
CYRANO .- ¡ Hace cien años o quizá un minuto - ignoro completamente lo que duró mi caída - yo me encontraba en aquella esfera color de azafrán !
de GUICHE .- ¡ Lo que queráis! ¡ Dejadme pasar!
CYRANO .- (Interponiéndose ) ¿Dónde estoy? Sed franco. No me ocultéis nada. ¿ En qué sitio, en qué lugar acabo de caer como un aerolito?
de GUICHE .- ¡Diablos!
CYRANO .-  Con la velocidad de  la caída no pude escoger el punto de llegada e ignoro dónde me encuentro  ¿ Fue en la Luna o en la Tierra donde hace un momento di con mis posaderas ?
de GUICHE .-  Os repito, caballero...
CYRANO .-  (Con un grito de terror que hace retroceder a de Guiche ) ¡Ah, Dios mío! ¡ En este país tienen la cara negra!
de GUICHE ,-  (Llevándose la mano al rostro ) ¿ Cómo?
CYRANO .- ( Con un miedo enfático ) ¿ Me hallo en Argelia, por ventura? ¿Sois vos un indígena?
de GUICHE .-  (Que se ha dado cuenta que lleva la máscara) ¡ La máscara!
CYRANO .-  (Fingiendo tranqulizarse un poco cuando de Guiche se la quita ) ¡Ah! ¡Entonces es que estoy en Venecia!
de GUICHE .- ( Queriendo pasar )¡Una dama me espera !
CYRANO .-  Desde luego, estoy en París, ¿no es eso?

(...)


CYRANO .- ¡He vuelto a caer en París! (Demuestra su satisfacción riendo, saltando y saludando) Perdonadme, pero como consecuencia de la última caída estoy un poco cubierto de éter. ¡He viajado mucho y por eso tengo los ojos cubiertos de polvo de astros ! (...)
de GUICHE .- ¡Caballero ! (...)
CYRANO .- Es el cielo quien me envía. ¿ Podríais creer que al caerme he visto a Sirio ponerse por la noche un turbante? (...) Contaré todo mi viaje en un libro y como las estrellas de oro que brillan en mi capa y que conseguí tras innumerables peligros y aventuras, haré los asteriscos, cuando el libro se imprima.
de GUICHE .- ¡Pero yo quiero...!
CYRANO .- ¡Ya sé por dónde vais !
de GUICHE .- ¡Caballero!
CYRANO .- Quisierías saber por mi boca cómo está hecha la luna y si hay algún habitante en la redondez de su curvatura .
de GUICHE .- (Gritando) ¡No! ¡ Lo que quiero...!
CYRANO .- ¿Saber cómo he subido...? Lo conseguí por medio de mis inventos.
de GUICHE .- ¡Está loco!
CYRANO .-  ¡No penséis que lo logré copiando a Regiomontano su águila, ni tampoco a Arquitas su tímida paloma !
de GUICHE .- Es un loco... Pero un loco sabio...
CYRANO .- ¡No! ¡No imité nada de lo hasta ahora hecho! ¡Inventé seis sistemas para violar el cielo vírgen !
de GUICHE .- ¿Seis?



CYRANO .- Sí. Quedándome desnudo y cubriendo luego mi cuerpo con frascos de cristal llenos de las lágrimas de los que por la mañana vierte el cielo, después de tenderme al sol, el astro hubiera podido absorberme al absorber el rocío.
de GUICHE .- ¡Vaya! ¡No está mal! ¡Uno!
CYRANO .- Podía también haber hecho lo siguiente para tomar impulso: ¡encerrar viento en un cofre de cedro y enrarecerlo mediante espejos ardientes en forma de icosaedros!
de GUICHE .- (Adelantando un paso) Dos
CYRANO .- ¡ O también inventar un saltamontes mecánico con disparadores de acero y hacerme lanzar hasta los celestes prados, donde los astros pacen, mediante explosiones sucesivas de salitre!
de GUICHE .- (Siguiéndole sin darse cuenta y contando con los dedos) ¡Tres!
CYRANO .- ¡ Como el humo tiene tendencia a subir podía haber hinchado un globo lo suficientemente grande para que me arrastrase a la altura !
de GUICHE .- (El mismo juego, más asombrado cada vez ) ¡ Cuatro!
CYRANO .- ¡ Como a Febo cuando está en su órbita le gusta chupar el tuétano de los bueyes bien podría untar con tuétanos mi piel y alcanzar la luna !
de GUICHE .- (Estupefacto) ¡Cinco!
CYRANO .- (Que hablando le ha arrastrado hasta el otro extremo de la plaza, junto a un banco )Y el último de los sistemas que hubiera podido emplear consiste en lo siguiente : Sentándome sobre un disco de hierro arrojaría desde él, al aire, un trozo de imán. Este es un buen método: el disco va tras el imán y cuando lo alcanza, vuelvo a lanzarlo al aire... ¡ y así indefinidamente!
de GUICHE .- ¡Seis! Los seis métodos son excelentes. Pero ¿ cuál de ellos escogisteis?
CYRANO .- ¡Ninguno de los seis! ¡Un séptimo sistema!
de GUICHE .- ¡Vaya ! ¿ Y cuál es?
CYRANO .- ¡Adivinadlo!
de GUICHE .- ¡ Esta mañana está resultando interesante !



CYRANO .- ( Haciendo el ruido de las olas con gestos misteriosos ) ¡Ouhh...! ¡Ouhh...! ¡Ouhh...!
de GUICHE .- ¿ Y ?
CYRANO .- ¿ No adivinais?
de GUICHE .- No
CYRANO .- ¡La marea! A la hora en que las olas suben por la atracción de la Luna, me tendí sobre la arena, después de bañarme en el mar. De repente , comencé a ascender de cabeza, porque los cabellos, especialmente, tenían agua entre sus hebras. Me elevé en el aire recto, recto, muy recto. ¡Como un ángel ! Subía, subía dulcemente sin ningún esfuerzo y, de repente, sentí un golpe. Entonces ...
de GUICHE .- (Arrastrado por la curiosidad y sentándose en el banco )¿Y entonces qué?
CYRANO .- Entonces... (recuperando su voz normal)
(...)


                   -      Edmond Rostand         Cyrano de Bergerac      1897