miércoles, 28 de octubre de 2015

Del castigo a los vendedores de incienso






" Aunque el poder de hacer visibles las formas de los muertos se atribuye sólo a un tipo de incienso, la quema de cualquier clase de incienso, se supone, evoca multitud de invisibles espíritus. Acuden a devorar el humo. Se llaman Jiki-kô-ki o "duendes comedores de humo" ; y pertenecen a la decimocuarta de las treinta y seis categorías de Gaki (prètas) reconocidas por el budismo japonés. Son los fantasmas de hombres que antiguamente, por afán de ganancia, hicieron o vendieron incienso malo ; y a consecuencia del karma aciago de esa acción, ahora se encuentran a sí mismos en el estado de espíritus que padecen hambre, y compelidos a buscar su único alimento en el humo del incienso "



                                     -    Lafcadio Hearn          En el Japón espectral          1899