jueves, 11 de febrero de 2016

El rencor de Wasabi


 
(fot. Hiroshi Hamaya)


En un opúsculo enigmático, publicado por la Universidad de Princeton en 1921 y titulado "Rhimes and Lifes of Poets from the Antique Japan", encuentro un capítulo dedicado a la biografía y anécdotas del poeta Toshei. El capítulo, como el resto del volumen, no indica el autor y el pie de imprenta sólo indica el lugar - la UCLA Press - y la fecha de la primera edición. En algún epígrafe se señala que es  "el volumen IV " de la obra.

Del poeta Toshei, como de la mayoría de los escritores que aparecen reseñados en la obra, se ignora casi todo. El diccionario abunda en alusiones a autores de finales del siglo XIX, de alguno de los cuales no se ha podido encontrar otra noticia que su presencia en el minucioso manual. Éste, cuyas referencias he buscado en vano, no aparece citado en ninguna otra parte . Ni siquiera en la exhaustiva Bibliography of the Japanese Literature del profesor Minoito . En el ensayo del erudito Carlos Rubio sobre la literatura del país se hace alusión a una prolija enciclopedia que hubo de editarse con fondos de la emigración japonesa en la Costa Oeste a principios del siglo pasado... Ignoro si se trata del volumen en cuestión o alude a algún otro. El libro ha llegado a mis manos consultando la desvencijada biblioteca del Departamento de Lenguas Orientales de la Universidad de Salamanca. No tiene indicación de procedencia, fecha de adquisición u otros. En el catálogo no se indica la supuesta donación ni la fecha de llegada y, desde luego, faltan los restantes volúmenes de la obra .

El capítulo al que aludo, y que hubo de llamar mi atención, versa sobre el poeta Toshei, autor cuya existencia hubo de tener lugar en las últimas décadas del siglo XIX. Fuera del texto citado tampoco he podido encontrar muchas referencias a la obra del mismo. En algún lugar se alude a la primitiva firma del conocido Basho como Toshei - coincidencia que debe desecharse inmediatamente, por la evidente diferencia de años - y en otro manual académico se alude a la obra de la escritora Toshi Ishida, bastante más conocida. O incluso a la relativa difusión en la provincia de Riukyu de la obra de un autor local,  Tosho, cuya poesía tiene lugar también por las mismas fechas. Ignoro si de nuevo se está hablando del mismo autor - con las ambigüedades de transcripción que tradicionalmente mantienen los nombres japoneses - o sencillamente se trata de autores diferentes, si bien de nombre similar.

Dentro del artículo dedicado al poeta Toshei me hubo de llamar la atención un relato breve incluido en la biografía, en el que el anónimo redactor describe el viaje,  banal en el fondo, que el poeta hubo de efectuar a la ciudad de Hatsukaichi, en la prefectura de Hiroshima. Un como incierto desasosiego surge al final del relato. Dentro de un capítulo que por lo demás aparece inmerso en el mismo tono ligero y como de encargo que comparte el resto del diccionario.

El fragmento al que aludo señala que:

" En el otoño de 1905 el poeta Toshei regresa a la ciudad de Hatsukaichi. Como se indicaba en páginas precedentes había residido allí durante una temporada mientras finalizaba sus estudios en la Escuela Superior de Kyoto. Es la única noticia de alguna visita posterior a una villa que, según describe el propio autor, tuvo una cierta influencia en su obra. En sus vacaciones juveniles en ésta comenzaría a escribir su "Jardín de flores mustias", obra poética que publicó hacia finales de 1898. No hay, aparte de la descripción de esos primeros veranos en la ciudad costera, ninguna otra alusión a ella. Éstas desaparecen tras el único regreso, en el mes de octubre del año indicado".

En un artículo autobiográfico publicado por la revista Modern Japanese Literature de la Universidad de California en 1910 el poeta Toshei relata que:

" En el otoño de 1905 regresé por unos días a la ciudad de Hatsukaichi. Inmediatamente fui a alojarme al establecimiento hotelero que mi antiguo amigo Wasabi mantenía en el puerto. Tras abandonar los estudios mi compañero Wasabi se había casado con la hija de un comerciante local y había restaurado una pensión en un almacén del muelle. Nunca ha abandonado la ciudad desde entonces .

Apenas vi Hatsukaichi y a los pocos días regresé a Tokyo. Un tanto sorprendentemente mi amigo Wasabi se había empeñado en sostener una pugna literaria, durante la cual insistió en leerme la voluminosa obra de teatro que al parecer había compuesto durante esos años, así como unos poemas modernos de los que apenas entendí nada, excepto la queja amarga de que nunca hubieran sido publicados.

Ignoraba todo acerca de las preocupaciones literarias de mi compañero de correrías juveniles. Había sido anteriormente un experto conocedor de todas las variedades locales de sake de la costa, y el alegre compañero de tabernas durante aquellos años.

A Wasabi le acompañaban en alguna ocasión otros conocidos o amigos locales, asiduos frecuentadores del hostal. Habían formado un club de lectura, vagamente emparentado con la oposición a la reforma Meiji. Entre todos criticaron la orientación, según ellos excesivamente erudita, que había adquirido mi último libro, así como los del escritor Natsume Soseki. Sospeché en algún momento más tarde que nunca los habían leído" .

El capítulo de la enciclopedia Rhimes and Lifes...   termina páginas después, en tono de recopilación, aludiendo a alguno de los libros posteriores del poeta Toshei. Obras que, como es sabido, apenas han tenido ningún reconocimiento público.