lunes, 28 de abril de 2014

Un itinerario tradicional


Preguntado J., añoso garrochista  de Salamanca, por las fincas y correderos donde hubiera corrido con los caballos alguna vez, éste comenzó a hablarnos de los lugares, dehesas, pueblos y alquerías donde recordaba haber ido en alguna ocasión - o en muchas, decía luego. Encantado con la enumeración, le pedí más tarde una lista aproximada de aquel repertorio fascinante - al modo de una geografía exacta, irrepetible y antigua. J. ha tenido a bien enviarnos una lista de aquellos.

La enumeración, sin él saberlo, constituye un itinerario, tradicional y arcano, que no nos resistimos a publicar. ( Y a recordar el poema nominal de Unamuno, de su " Romancero del destierro". Aquél donde enumeraba

Ávila, Málaga, Cáceres,
Játiva, Mérida, Córdoba,
Ciudad Rodrigo, Sepúlveda,
Úbeda, Arévalo, Frómista,
Zumárraga, Salamanca,
Turégano, Zaragoza,
Lérida, Zamarramala,
Arramendiaga, Zamora,
(...) el tuétano intraducible
de nuestra lengua española " )


La lista de J. es la siguiente:

" - Buenabarba, en la ribera del Huebra.
- Rodasviejas, en la raya de Vilvis.
- Rodasviejas, en el cuarto de los Castaño.
- El Gejo de Diego Gómez. Sobre Encinasola.
- Tello Sancho. Bajo el Teso del Corcho.
- Cojos de Robliza. En varios correderos.
- San Fernando. Cercado de los novillos. Ermita de los Campos del Hospicio.
- Linejo. En el cercado de los utreros.
- El Pilar, pasado Aldehuela de la Bóveda.
- Olleros. Donde el cordel.
- Villa Adelfa, donde las casas del marqués..
- La Torre de Velayos, frente al Villar del Profeta.
- La Torre. En Berrocal de Huebra.
- La Dueña, hacia Las Veguillas.
- Sanchiricones, en el cuarto de la ermita.
- Sanchiricones, donde el cuarto de los gemelos.
- Gallegos de Huebra.
- Anaya de Huebra. ( Sobre Agustínez).
- San Pedro de Rozados. Cuarto del notario.
- San Pedro Acerón. Donde la ermita vieja.
- Garcigalindo. Frente a Narros de Matalayegua.
- Pedraza.  Pasado Narros.
- San Miguel de Asperones. En la finca de arriba.
- El Torrejón, hacia la ermita de los Remedios.
- Lumbrales, en la dehesa comunal.
- La Cañada de Hernandinos. Antiguo cuarto de los Saavedra.
- Casablanca, hacia El Bodón.
- Casablanca, hacia Ciudad Rodrigo.
- Campanilla. En la carretera de Cáceres.
- Casasola. Hacia el convento de la Caridad.
- Fuenteguinaldo, en la dehesa del  pueblo. Sobre  Sageras.
- La Santidad, pasado los Baños de Retortillo.
- La Torre, cruzando Terrubias.
- En Ledesma, una finca cerca de la central. Sobre el río.
- Sayaguente, donde la ribera.
- Sayaguente, en el monte. Sobre el pueblo, Pedrosillo de los Aires.
- Olmedo, rayando con la finca de Raso Portillo, de los Gamazo.
- Mojados. En una finca en los pinares. Cruzando el puente de hierro.
- Pozal de Gallinas. Donde los de Íscar.
- Olmedo, dehesa boyal.
- Fuenteguinaldo. Finca del común, en el cordel.
- Una cortina de Zamora, cercana a Alaejos, cuyo nombre no recuerdo.
- Pedro Sancho. Pasado el santuario de Valdejimena.
- Moraleja. Finca Cuartos de Marín.
- La Paloma, en la sierra de San Pedro. Cercana a Alburquerque.
- Badajoz, en el ferial. Donde las casetas.
- Jerez, cortijo de Vicos. Yeguada militar.
- Sevilla, en Los Palacios. Corredero del concejo.
- El Rocío, corredero de la aldea.
- Villamanrique de la Condesa. En las fincas de la marisma.
- Monsagro, en Portalegre. Bajo el municipio de Urra.
- En Guarda, donde los Couceiro. "


(fot. Antonio Novillo)

martes, 15 de abril de 2014

Domingo de Ramos




Cuando se acercaban a Jerusalén, junto a Betfagé y a Betania, frente al monte de los Olivos, Jesús envió a dos de sus discípulos, y les dijo : entrad en la aldea y luego que entréis en ella hallaréis un pollino atado en el cual ningún hombre ha montado; desatadlo y traedlo ".

    -   Mateo, 21  1-11


Domingo de Ramos en la ciudad. A la entrada de San José los feligreses desfilan con palmas, se escucha la misa cantada adentro y hay puestos, innumerables, sobre la acera, en donde unas gitanas venden hojas de olivo, palmas secas y ramas de romero - que otorgan una plácida suerte, según una lírica y antigua certeza.

El rito se repite en toda la ciudad: en el convento de las Descalzas; en San Sebastián en la calle Atocha; en la barroca San Antonio de los Alemanes; en el atrio de San Ginés, sobre la trasera de la calle Arenal; en la historiada San Manuel, frente al Retiro...

Certidumbre del rito. Conmemora un momento único, según la epocalidad cristiana. La del tiempo de los sucesos, la historia sagrada, momento único del acontecimiento - después del cual no puede haber sino su pálido, lento desvanecimiento. Y frente a su disolución - y al interminable instante de la espera - sólo el rito puede recrear el suceso, recordar su instante ejemplar, renovar el tiempo de nuevo.

Malos tiempos para las ceremonias. Frente a un presente sin referencias, absorto y pálido, el ritual lucha contra la disolución, celebra la recreación del acontecimiento, de nuevo.

Por la tarde, la procesión del Domingo sale de San Miguel, en la Nunciatura, recorre la calle del Nuncio, la plaza de Santiago, Capellanía, el callejón del Espejo, la plazuela de San Miguel, Ramales... En su ceremonia, la tentación de recrear el tiempo - un gesto contra la disolución, el olvido, inmisericordes.