miércoles, 13 de abril de 2016

El rabino Aizik de Cracovia


 

La historia aparece citada en la introducción que Victoria Cirlot realiza de El vuelo mágico, una recopilación de textos de Mircea Eliade, el antropólogo - y mitógrafo, historiador de las religiones y novelista - rumano.

En algún lugar leemos que el relato había sido recogido originalmente por el filósofo israelí Martin Buber, y más tarde por el historiador alemán Heinrich Zimmer, quien se lo contaría en última instancia a Eliade. Debió de pertenecer a una tradición oral, hashídica.

El relato fundamentalmente cuenta que:

En Cracovia vivía un rabino muy pobre, llamado Aizik. Este rabino soñó varios veces con un tesoro que se hallaba debajo de los pilares de una pasarela, que al cabo reconoció como el puente que  cruzaba debajo del palacio real de Praga. No prestó demasiada importancia al principio a tan improbable quimera. Pero al repetirse varias veces el sueño, y cada vez con mayor precisión, optó finalmente por ponerse en camino con sus miserables medios, y dirigirse a la ciudad de Praga.

Cuando llegó a la capital encontró que el puente, como era de esperar, se hallaba permanentemente custodiado por la guardia real, y que ésta jamás abandonaba la vigilancia, día y noche. Merodeó durante varias jornadas en torno al mismo. Hasta que una mañana el capitán de la guardia, que había advertido sus pesquisas, le interrogó acerca de ellas.

El rabino optó por contarle la verdad y le relató el sueño que había producido tan extravagante viaje.

- Los sueños son engañosos - replicó el capitán, un tanto melancólico. - Cien veces he soñado yo con una casa en Cracovia miserable, al pie de una calleja oscura e inmediata a una triste sinagoga. Al pie de las tablas del patio se halla un tesoro... Pobre rabino, nunca he hecho el menor caso a mi sueño y me he ahorrado por lo menos el fatigoso viaje.

El capitán a continuación le ofreció al rabino una pequeña colación y le animó a que retornara sin demora a su villa. El rabino le agradeció sus consejos y volvió a la ciudad. En su casucha miserable , al regreso, buscó donde el capitán le había indicado en el sueño y allí en su propia casa halló el tesoro.

El  relato, bastante conocido, aparece citado en otra parte en el filósofo judío Lawrence Kushner, en su Libro de los milagros.

Curiosamente es el mismo que recoge Jorge Luis Borges en su Historia de los dos que soñaron. Pero si en el primero la narración pertenece a la tradición hashídica, en este caso el argentino rehace el relato que da lugar a la noche 351 del libro Las Mil y una noches.

La antología, como se sabe, se había recopilado en torno al año 850  en árabe a partir de una  colección persa , la Hazár afsana ( o Mil leyendas) más antigua. Esta recopilación persa tampoco era original puesto que en ella se encontraban a su vez relatos que en su origen pertenecían a la India y eran bastante anteriores. Del cuento en cuestión - o "Historia del hombre de el Cairo" en la acepción más popular del relato borgiano - existe a su vez otra versión  de Al Matmari, en 150 cuentos sufíes atribuida a Valal Al- Din Rumí, "prácticamente idéntica".

El argumento se repite en diferentes lugares. En la recopilación de cuentos populares del siglo XVII de Jerónimo Cortés, titulada generosamente Libro y tratado de los animales terrestres y con la historia y propiedades de ellos se nos indica que en alguna de las narraciones " el tesoro se encuentra en la propia casa del protagonista, debajo de la escalera".

J.L. Borges, que de nuevo realiza una narración perfecta - sobre un hombre de El Cairo que viaja a Isfaján detrás de su sueño - atribuye el relato al historiador Al Idrisi . En realidad como sabemos pertenece a las Mil y una Noches y el argentino alteró alguna de las circunstancias , como la ciudad del protagonista, de la recopilación árabe.

El cuento se  inicia con las palabras :

" Cuentan los hombres de fe ( pero sólo Alá es omnisciente y misericordioso y no duerme ) que hubo en El Cairo un hombre poseedor de riquezas pero tan magnánimo y liberal que todas las perdió, menos la casa de su padre..."

El mismo relato aparece , una y otra vez, en distintos lugares, en diferentes tradiciones y épocas... Para alguien como el escritor argentino que había elaborado una teoría platónica de la literatura y recordado, en torno al poema Kubla Khan de Coleridge, que " veinte años antes Shelley dictaminó que todos los poemas del pasado, del presente y del porvenir son episodios o fragmentos de un solo poema infinito erigido por todos los poetas del orbe " esta circunstancia, la de un relato que resurge una y otra vez, y cuyo autor se oculta indefinidamente, no debía de ser del todo desdeñable.




No hay comentarios:

Publicar un comentario