sábado, 5 de febrero de 2011

La calle de los Almogawarines, Lisboa.


Cuenta Al- Idrisi :

" y está Lisbona sobre la orilla del mar Océano, y sobre la del río de la parte meridional (...) hay un Hisn-Almaden, así llamado porque a la orilla del mar arroja el fluxo mucho oro de Tibar en este sitio; y de Medina Lisbona fue la salida de los Almogawarines en naves al mar Océano para conocer lo que en él hubiese; y por eso en Medina Lisbona en el sitio cercano de Alhama-Darab llaman por ellos la calle de los Almogawarines hasta los últimos tiempos.

Acaeció pues, que se juntaron ocho varones todos primos hermanos, y aderezaron una nave de carga, previnieron en ella bastantes alimentos para muchos meses, se dieron al mar a los primeros soplos del viento oriental, y como hubiesen navegado casi once dias con felicidad, llegaron a cierto parage de mar, cuyas aguas gruesas daban un mal olor, muchas corrientes y obscuridad: ellos temieron un proximo desman y volvieron sus velas a otra mano (...)

surcando el mar a la banda meridional doce días salieron a Gezirat-Alganem, por los ganados sin cuento que vagaban en rebaños a todas partes sin pastor ni persona que los cuidase.

Luego que estuvieron junto a la isla, saltaron en ella, (...) cogieron algunas reses y las aderezaron; pero sus carnes amargaban, y ninguno pudo comerlas. Guardaron de sus pieles, y continuaron a la parte meridional doce días, y no lejos descubrieron una isla, y vieron en ella habitaciones y campos labrados (...) los cercó por todas partes gente armada de dardos, que los prendió y llevó en sus barcos a una ciudad que estaba sobre la costa del mar: salieron y vieron en ella hombres roxos de pocos pero largos cabellos,de alta estatura, y sus mugeres hermosas a maravilla.

(...) les vendaron los ojos y los embarcaron y después de tres días y tres noches de navegación apacible (...) nos desembarcaron en una playa (...) llegaron delante de nosotros ciertos hombres, que viendonos en tan miserable estado, nos desataron de nuestras ligaduras y nos preguntaron y hablaron en nuestro lenguage, y eran bárbaros; y dixonos uno de ellos: ¿sabeis quanto distais de vuestra region? y respondimos, no; y nos dixo:  pues entre vosotros y  vuestra region hay el espacio de dos meses. "


- De la traducción de Don Josef Antonio Conde de la  Descripción de España,  de Xarif Aledris, conocido por el Nubiense.

No hay comentarios:

Publicar un comentario